Silvia Gubern. Begin the beguine. Halfhouse, Barcelona

 

IMG_7554    IMG_7555

Dicen que a veces los astros se alinean. Y que cuando esto sucede se producen fenómenos que la razón no alcanza comprender. No tiene porque tratarse de fenómenos sobrenaturales, invisibles ni imperceptibles. Basta con que nos hallemos frente a algo especial para que, ante la imposibilidad de explicarlo, vaya uno y exclame “¡parece que los astros se han alineado!”.

A mí me cuesta creer en la astrología y mucho más en esa magia que fue “inventada” para explicar fenómenos que, en determinado tiempo, los avances de la ciencia no fue capaz de explicar. De modo que para mí, lo de alineación de los astros, o tiene que ver con la posición desde la que observamos el cielo o creo que estamos confundidos y de lo que en realidad estamos hablando es de las leyes de la naturaleza. De esas leyes a las que nuestros actos, deseos y esfuerzos se ven supeditados y que, a medida que nos hacemos mayores, aprendemos a gestionar hasta dar con la estrategia adecuada para llegar hasta dónde queremos. O cuando menos, lo más cerca posible.

IMG_7377     IMG_7360

En una zona de Barcelona donde la ciudad casi deja de serlo, existe media casa donde lo que sucede a menudo son fenómenos. Se trata de la media casa de Alberto Peral, Sinnead Spelman y Josephine. Una casa o Halfhouse donde se invita a dialogar con la obra de artistas en un marco tan familiar que casi siempre concluye en paella, si es verano, o en potaje, si es invierno.

La penúltima vez que fui a esta casa fue para ver la exposición de Silvia Gubern, una artista nacida en Barcelona en 1941 y cuya obra es tan difícil de experimentar que cuando uno tiene la ocasión vale la pena acudir hasta ella para entender a lo que me refiero cuando hablo de acontecimiento.

IMG_7383

IMG_7371     IMG_7381

Yo de Silvia Gubern sabía más bien poco o casi nada. De modo que entre lo que me contó el día que la conocí y lo que explica nuestra innombrable amiga la Wikipedia, diré que perteneció a la primera promoción de la Escola Elisava de arte y diseño de Barcelona, que también lo fue de la de Eina, que impartió clases de Teoría del color, Plástica y Diseño gráfico en esta escuela tan progresista y que, desde una práctica vinculada a la pintura, no tardó en convertirse -merced a su obra y al ojo avizor de Alexandre Cirici- en un referente de las prácticas artísticas efímeras, performáticas, pobres y conceptuales de finales de los 60’s y principio de los 70’s. Junto a Jordi Galí, Antoni Llena y Angel Jové, Silvia Gubern dio vida a el Maduixer, una suerte de experiencia de vida en común y laboratorio de ideas estéticas, germen de lo que, para algunos, sería el inicio del arte conceptual en Catalunya y el punto de partida del video arte en el estado español.

IMG_7382     IMG_7402

Además de artista, Silvia Gubern es también diseñadora, poeta y sanadora. Como diseñadora son remarcables tanto sus estampados para la firma Marieta y Transtam durante la década de los 80 como sus portadas de libros, discos -precioso el de Jaume Sisa que se puede ver en la exposición- carteles y, junto a Angel Jové, la decoración interior de las dos etapas de la mítica sala Zeleste de Barcelona. Quizás por su vínculo con el mundo del diseño, su obra se mostró en varias ocasiones en la Sala Vinçon de Barcelona, una sala abierta en 1973 para mostrar la obra de artistas, arquitectos y diseñadores de todo el mundo y que no tardó en convertirse en un referente para la promoción del arte contemporáneo en Barcelona durante la década de los años 70. Casi todos los artistas pasaron por ella.

IMG_7392     IMG_7359

Apartada de la escena del arte y la cultura contemporánea por razones personales, desde los años 90, Silvia Gubern vive dedicada a profundizar el estudio de aquellos conocimientos occidentales y orientales que atrajeron su atención durante su juventud y que, relacionándose con la alquimia, la física cuántica, la psicología y la cábala, son los que fundamentan el poso sobre el que Gubern apela al arte sanador, una vía de creatividad destinada a reunificar la ciencia, el arte y el espíritu, es decir, las tres ramas del árbol del conocimiento tan desconectadas, según dice Gubern, durante los últimos siglos.

Son tres los libros de poesía que Silvia Gubern tiene publicados –Imperdibles (Tusquets, 1991), La puerta de los lindes (Auquien Salambo, 1992) y Silvas (Linklingua,2007)- y si su penúltima exposición individual la realizó en el Centre d’Art Santa Mònica en 1995, su obra se ha podido ver puntualmente en espacios como Can Bordoi (Llinars del Vallès), Llibreria Pròleg de Barcelona, La colección La relació de DUODA (UB), la Naucoclea (Camallera, Girona), la cripta del FAD (Barcelona) o en diversas exposiciones colectivas del MACBA.

IMG_7406

Consagrada al ejercicio del arte como vía de acceso al Conocimiento y al acto de crear como parte de una reflexión profunda que implica partir de cero, del blanco, del silencio y de la nada, Silvia Gubern prefiere mantenerse al margen de lo que se entiende por arte porque ya no siente la necesidad de demostrar nada ni mostrar nada a nadie.

IMG_7369    IMG_7367

IMG_7368

Si bien no era del todo consciente del vínculo que existía entre la obra de Gubern y las fuerzas, energías y espíritus de la naturaleza, debo confesar que al ver su obra hubo algo que me remitió a esa parte del ser cuya complejidad sólo puede ser representada tras las líneas más puras, simples y certeras que un artista es capaz de realizar en uno de sus sanos ejercicios de síntesis.

Como me declaro incapaz de abordar la obra de Gubern desde el ámbito sobrenatural puesto que no me siento tan cercano a ello como posiblemente otras se puedan sentir, me limitaré a decir que lo que esta artista expone en Begin the Beguine es una muy cuidada selección de dibujos, poesía, diseño textil, esculturas y pinturas sobre cristal datadas entre finales de la década de los 60 y la actualidad. Una muestra muy selecta de 50 años de producción realizada por la propia artista junto al cuidado con que Alberto Peral, Sinead Spelman y David Bestué se han acercado a su obra desde el máximo respeto.

IMG_7365     IMG_7362

IMG_7363     IMG_7366

Caracterizada por esa pureza de líneas que sólo los poetas son capaces de abrazar a la que substituyen la fuerza de palabra por el movimiento libre de la tinta sobre el papel -pienso en los dibujos de García Lorca- la obra de Gubern pertenece a ese tipo de producción que, toda vez que surge de la médula inquieta, inconformista, pura y personal de un artista, consigue conectar con el espectador en el punto donde se aúna lo veraz, lo escueto, lo sincero y lo simple.

IMG_7559    IMG_7558

IMG_7553

No tengo más que decir y lo siento de veras. De verdad. Es más, creo que lo que he dicho hasta aquí no ha hecho más que entorpecer lo que es la experiencia directa frente a una obra como la de Gubern. De modo que, olvídense de lo dicho y vayan a ver la exposición. No queda nada. ¡Sólo hasta el 17 de junio!

 

Más información sobre el Maduixer (en Recordar Cirici / 23.10.2014, Eina)

Anuncios
Estándar